“Si no pagaga los 4 millones de pesetas de “pasa”, me quedaba sin vivienda. Detras de mí, había una lista de espera enorme, dispuesta a entregarlos sin rechistar”. P.M. adquirió una vivienda de las que está levantado una de las constructoras agraciadas.

[…]

Lee la noticia completa.

Fuente: www.heraldo.es